volver

El proceso de elaboración del Agua Mineralizada IVESS, se efectúa bajo estrictas normas de calidad y aplicando las más avanzadas tecnologías en la materia, a fin de lograr un producto de altísima pureza y con un bajo contenido de sodio y otros minerales, lo cual resulta altamente beneficioso para la salud del consumidor.

La etapa fundamental del proceso de elaboración bajo Normas IVESS, lo constituye el tratamiento del agua para bebida, la cual independientemente de su origen -corriente, pozos, vertientes, etc.- recibe sin excepción un acondicionamiento tal que le permite:

  • conservar todas las virtudes naturales del agua pura
  • reducir y rebalancear el contenido de sales minerales, hacia valores óptimos para la salud humana
  • preservarla contra toda posible contaminación microbiológica.

Las diferentes etapas de purificación del agua se resumen en:

Filtración:

La acción combinada de una serie de filtros especiales, permite eliminar una vasta gama de sustancias indeseables, cuya presencia es cada vez más frecuente en cualquier fuente natural de agua, tales como:

  • partículas en suspensión
  • coloraciones y turbideces
  • olores y sabores desagradables (ej: cloro)
  • otros gases disueltos
  • micro-contaminantes químicos (ej: pesticidas, fertilizantes, hidrocarburos, etc.)
  • Algunos de estos filtros, retienen incluso las bacterias, ya que sus poros no superan los 0,2 m (micrones).

Mineralización:

A fin de lograr un agua pura de bajo de bajo contenido en sodio y otros minerales, se requiere retirar primero todas las sales presentes en el agua -empleando la más moderna tecnología de ósmosis inversa-, para luego rebalancear el contenido de minerales presentes, empleando sales de calcio y potasio, hasta lograr un contenido óptimo de acuerdo con las recomendaciones de los más prestigiosos organismos internacionales en la materia.

Desinfección:

Esta etapa final de purificaión del agua, permite eliminar toda presencia microbiológica y generar condiciones que impidan toda recontaminación posterior.

Para ello se utiliza fundamentalmente Ozono (O3), de enérgica acción bactericida y viricida, que supera notablemente el desempeño de los bactericidas tradicionales (ej: cloro), sin los clásicos cuestionamientos que éstos tienen:

  • no aporta sabores ni olores extraños (y si los hay, los elimina)
  • no genera sustancias potencialmente tóxicas, pues no deja residuos químicos en el agua (se transforma en oxígeno)
  • es el más rápido y efectivo de los bactericidas conocidos.

Completado el tratamiento del agua, se procede al envasado en sus dos versiones: "con gas" y "sin gas", mediante procesos totalmente automáticos y en ambientes presurizados con aire estéril, que aseguran una total asepsia en el producto final.

Los envases empleados - de material PET sin retorno-, son previamente higienizados y desinfectados con ozono, antes de proceder a su llenado.

Todos los envases son rigurosamente controlados antes de ser entregados para su consumo.

Hungria 670 - Eldorado, Misiones

03751-422179

testa_srl@arnetbiz.com.ar